3 sept. 2014

El ocaso de la circunferencia (Cuento)


En Poligolandia (del griego Polis, ciudad y golandia, una de las permutaciones de la palabra diagonal) había dos clases sociales diferenciadas: los polígonos convexos y los cóncavos. Pues bien, sin entrar en muchos detalles, sería conveniente explicar que los convexos regulares eran los que ocupaban las posiciones más privilegiadas en el ámbito intelectual; eran filósofos, científicos, lingüistas, investigadores,  mientras que los cóncavos irregulares se encontraban en el escalafón inferior por su forma generalmente deforme, y en los ángulos exteriores agudos que presentaban, acumulaban  suciedad y polvo en verano y agua en invierno; en definitiva eran los parias, y  los demás huían de ellos por los vértices extremadamente peligrosos que presentaban, una especie de armas que no poseían los convexos, lo cual los hacía propicios para la defensa del país y en consecuencia los que poseían más lados eran elegidos para formar parte de un ejército invencible cuyos oficiales eran los regulares estrellados.
Otra característica que los diferenciaba era que los cóncavos tenían al menos una diagonal que salía fuera de su cuerpo, mientras los convexos las mantenían todas en su interior. No resultaba agradable ver una diagonal saliendo del recinto perimetral como una desagradable excrecencia

1 sept. 2014

Caricaturas de matemáticos

       O Sr. Mikel Arrigegabiría, dende o seu blog permitiunos amosar estas espléndidas caricaturas dos grandes matemáticos e matemáticas de todos os tempos, acompañados duhna glosa biográfica. Publicación auspiciada pola Real Sociedad Matemática Española, con debuxos de Enrique Morente e Gerardo Basabe.

Las gráficas

Rama es de las matemáticas,
realmente apasionante,
hermosa y muy importante,
la dedicada a las gráficas,
pues es un modo visual
de estudiar las variaciones
que experimentan funciones
cuya variable es real.
Procuraré sintetizar
cual debe ser el camino
para proceder con tino
y una gráfica trazar.
Lo primero es el dominio
lo que se debe estudiar,
que si lo erro al calcular
falla todo el raciocinio.
El dominio es el conjunto
donde no existe dilema
y no hay ningún problema
para generar los puntos,
que en un continuo trazados,
en sistema cartesiano,
bien en el espacio o el plano,
se obtendrá lo deseado,
que es una superficie o curva
de tan hermosos contornos
que yo mis ojos entorno
pues su belleza me turba.
Crecimientos y bajadas,
los extremos y pendientes
que obtengo muy fácilmente
si utilizo derivadas.
Y los puntos de inflexión,
zonas de concavidad
también de convexidad
que presenta la función.
A efectos de dibujarla
también nos ayudaría
estudiar sus simetrías
pues si están, hay que buscarlas.
Y si se escapan sin pausa,
al infinito los puntos,
ya sabes que en este asunto
la asíntota los encauza.
Las asíntotas son clave
para saber el destino
de la función y el camino
pues toda en papel no cabe.
Y después de todo esto,
en pliego cuadriculado
aplico todo lo hallado,
la dibujo y tan contento.
No seamos presurosos,
tengamos pulso de acero
y al coger el lapicero
no nos pongamos nerviosos,
pues luego de tanto trabajo
sería muy lamentable
triste y desagradable
que la campana de Gauss
Nos saliese con badajo.
Campana de Gauss
José M. Ramos. Pontevedra, 30 abril 2012